Todas las personas tenemos sueños que hacen que nos planteemos metas y objetivos que nos acercarán a ellos, motivándonos a tomar decisiones importantes como por ejemplo formarnos profesionalmente, hacer cursos, encontrar un mejor trabajo y emprender un negocio entre muchas otras cosas. Pero pocas veces nos enfocamos en los pequeños detalles; esas actitudes que nos permitirán avanzar a pasos agigantados con el pasar del tiempo.

Si algo he aprendido en el transcurrir de mi vida es que no hay nadie tan interesado como yo en mis sueños, podrás tener amigos y familiares que sientan algo de emoción por ti, sin embargo, ellos no lucharán por tus sueños, solo tú. Solo ponte a pensar ¿has luchado por los sueños de otros? Sin temor a equivocarme te puedo asegurar que a menos que estés casado o casada nunca has luchado y trabajado por los sueños de otros. Aclaro que esto no se trata de egoísmo, simplemente todos tenemos metas diferentes y aunque en situaciones podamos brindar una mano amiga, un consejo, un apoyo, estamos en nuestro propio camino de perseguir nuestros sueños.

Entonces, como de ti en gran parte depende que se hagan realidad tus sueños es importante cambiar ciertas actitudes que no te permiten avanzar en la realización de los mismos y en progresar como persona, aquí te dejo 6 actitudes que no te dejan crecer:

1. Dejar las cosas para otro momento

Típico, sabes que tienes que hacer algo y te dices “luego lo hago” ¿Sabes cómo se llama eso? Procrastinación, que no es más que posponer o retrasar acciones o situaciones que deben atenderse. Todos en diferentes medidas sufrimos de este problema, de hecho, no se imaginan cuantas veces procrastine escribir este artículo, pero si nos ocupamos en reducir esos “más tarde lo hago”, “mañana lo hago”, “en otro momento” empezaremos a ser más más diligentes en hacer lo que debemos, normalmente cuando procrastinamos estamos haciendo algo intrascendente para alcanzar nuestros objetivos.

2. Culpar a los demás

En la introducción sobre estas 6 actitudes que no te dejan crecer escribí que nadie está tan interesado en tus sueños, como tú. Por esto no puedes culpar a otros por tus desilusiones, atribuir a otros tus fracasos crea en tu mente una barrera que no te permitirá triunfar, porque estás cerrado a ver en ti y en tus acciones las cosas por mejorar y por el contrario te enfocas en “los errores” de otros. Al final si confiaste en otros y te fallaron ¿de quién es la culpa? ¿De ellos por ser humanos y fallar o de ti por confiar en ellos? Piensa en que todos los seres humanos nos equivocamos.

3. No escuchar consejo

Admitir que “no te las sabes todas” es una actitud que te catapultará indudablemente al éxito ¿por qué? Porque es una actitud que te permite estar dispuesto a aprender todo el tiempo. Aprender de todos y de todo es una habilidad que si desarrollas te servirá para tomar las mejores decisiones con base en los aciertos y fracasos de otros. Escuchar consejo no significa que tengas que hacer todo lo que te dicen, sin embargo, escuchar todo lo que te dicen te permitirá ver diferentes panoramas para que llegues a tus propias conclusiones que como resultado te ayudarán a tomar las mejores decisiones.

4. Abandonar en el primer intento

El desánimo cuando algo que intentamos fracasa en nuestro primer intento es normal, lo que no es normal es no volver a intentarlo. Creer que eso que estamos intentando no operará porque en nuestro primer intento no funciono es un error, y es una actitud que no te permitirá crecer porque no hay tenacidad en buscárselas para lograr lo que realmente se quiere. Muchas de las cosas que para nosotros hoy en día son normales y cotidianas como el bombillo, en su momento no fueron más que intentos fallidos, pero cuando el primer bombillo encendió, muchas cosas en la historia del hombre cambiarían.

5. Sentir envidia

Si hay algo que definitivamente no te dejará avanzar de ninguna manera es sentir envidia por otros, sus logros alcanzados y en general por lo que tienen o hacen. Alegrarse por los logros que otros alcanzan es una cualidad de gente madura que sabe que detrás de todo gran logro existe un gran esfuerzo, así no lo conozcan. Así que si sientes codicia por lo que otros tienen, hacen y hasta son, es momento de dejar de ver lo de otros y empezar a trabajar por lo tuyo y ya verás que no hay mayor satisfacción que la del deber cumplido.

6. Pensar negativamente 

Pensar negativamente es frustrante y deprimente. Creo que son pocas o ninguna las cosas que se logran cuando siempre se ve el lado negativo de todo, ¿tienes un gran objetivo? Mira todo lo bueno que eso traerá para ti y deja de pensar solo en los obstáculos y dificultades que se te pueden presentar, todos tenemos apuros, se valiente y esfuérzate por conseguir ese objetivo. Deja el pesimismo, este es un mal compañero de viaje.

Alguna vez escuche decir que las acciones pequeñas traen grandes resultados, también que un día la disciplina vencerá a la inteligencia y ¿qué es la disciplina?, es hacer labores pequeñas todos los días de manera constante y sin desmayar. Reflexiona sobre que actitudes debes cambiar y cual será tu disciplina para alcanzar esos sueños que Dios ha colocado en tu corazón.

Te invito a mantenerte en contacto conmigo a través de mis redes sociales, encuéntrame en  FacebookTwitter e Instagram. ¡Hasta una próxima ocasión!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.